Sarah Despradel
Sarah Despradel

Coach de finanzas personales

La vida que deseas mañana ¡la debes construir hoy! A esto le agregaría “block a block, detalle a detalle”. Nos fascina disfrutar los resultados, pero no queremos los sacrificios que implican. En esta época donde todo se comparte, podemos ver un nuevo automóvil, una lujosa casa, un fascinante viaje, pero no sabemos las deudas que tienen detrás. Financieramente, es un pecado compararnos, porque quizás ostentes menos y tengas una mejor posición financiera que la de ese amigo que envidias.

De la misma manera que hacer dieta por un día no nos garantiza una vida “fit”, las finanzas saludables no se logran de la noche a la mañana, se construyen gracias a acciones constantes en el tiempo que se traducen en hábitos. Los milagros financieros muchas veces esconden fraudes fatales y en este aspecto de nuestra vida debemos dar importancia a las microacciones para ir cambiando nuestra situación.

Una buena base para tener una vida financiera que nos brinde seguridad es construir nuestro fondo de emergencia. Por definición, este es el monto que nos soporta si mañana perdemos nuestra fuente de ingresos. Es decir, si mañana pierdes tu trabajo, ¿cuánto tiempo puedes sostener tu estilo de vida sin recibir esa fuente de ingresos? Las respuestas a esto son alarmantes, ya que la gran mayoría vive sin planificación financiera.

He podido comprobar que el 60 % de una comunidad amplia que me sigue no cuenta con un fondo de emergencia. Por eso, ante emergencias reales (como la que estamos viviendo) el Estado se ve prácticamente forzado a respaldar a parte de la población con estímulos, porque si dejamos de producir no hay cómo comprar comida.

Con la competitividad, las empresas se ven obligadas a recortar gastos, a prescindir de recursos incluso buenos, pero que no pueden costear, y el desempleo es una realidad latente en nuestra vida. Nunca antes se había tenido tan alta tasa de desempleo. Muchas industrias no podrán recuperarse y a quienes han perdido su empleo les tomará más tiempo reinsertarse en el mercado laboral.

Te invito a crear un fondo básico de emergencia que cubra 3 a 6 meses de tus gastos fijos. Estos deben ser:

  • Alimentación
  • Vivienda (renta o hipoteca)
  • Transporte
  • Medicina
  • Educación

Identifica cuál es el monto fijo que necesitas mes tras mes, sin importar cuánto produzcas. Este “costo de tu vida” no negociable es lo que te brindará claridad en el esfuerzo que debes hacer para formar este fondo.

Los imprevistos siempre van a suceder, por más planificación que tengamos. Una emergencia de salud, un accidente, una nevera que se daña, una batería del vehículo que costear; pero asumir la importancia de este recurso como paso inicial a un futuro de estabilidad es vital para toda persona o familia.

Finalmente te comparto cinco razones específicas para construirlo y mantenerlo:

  1. Estarás preparado para afrontar gastos inesperados y emergencias.
  2. Evitarás liquidar activos de forma apresurada y poco rentable.
  3. No tendrás que endeudarte con familiares y amigos, o peor aún, con prestamistas informales.
  4. Perder tu empleo no será una tragedia.
  5. Si tus ingresos disminuyen estarás tranquilo, porque cuentas con un respaldo.

Tener finanzas más robustas implica que ese fondo llegue de seis meses a un año. Conozco personas que han tenido hasta tres años para reenganchar en un empleo a la altura de uno anterior.

¡Te deseo una vida plena y llena de abundancia!

Aprende conmigo a transformar tus finanzas desde www.sarahdespradelm.com / IG @sarahdespradelm  y accesa a mi plataforma educativa para seguir avanzando financieramente.