Francisca Lachapel y Francesco Zampogna  se casaron en una espectacular ceremonia religiosa en la iglesia San Estanislao en Altos de Chavón

Francisca Lachapel vivió su boda de enseño que tanto anhelaba. Por fin,  ella y Francesco Zampogna  se dieron el «sí» en una hermosa ceremonia religiosa, en la iglesia de San Estanislao en Altos de Chavón, La Romana, la tarde del pasado 6 de mayo.

La presentadora de Despierta América  cumplió su sueño de tener una boda como de «princesa». La recepción se llevó a cabo en una espectacular villa en Casa de Campo, en donde Camila, Los Ilegales y Manny Cruz amenizaron la noche rodeados de una elegante decoración con vista al mar.

Francisca y Francesco compartieon el feliz momento con todo su público a través de las redes sociales, al publicar un fragmento de la ceremonia religiosa, así como los cientos de videos y fotografías que los novios y sus casi 200 invitados publicaron en redes sociales.

Votos matrimoniales

El sacerdote ofició la misa en inglés, pero Francisca dijo sus votos en español, donde le hizo una tierna promesa de amor a Francesco.

«No te prometo ser la mujer perfecta, pero lo que sí te prometo es que nunca me voy a dar por vencida en nuestra relación. Uno tiene que creer y tener fe y tenemos que creer que merecemos estas cosas. Todo lo que pasa por nuestra cabeza puede pasar por nuestras vidas», dijo emocionada con la vos entrecortada, compartió la revista People en Español.

Francisca aseguró que «los sueños se hacen realidad»: «Sé lo que es estar en momentos oscuros, sé lo que es la incertidumbre, sentirse perdido, sé lo que es que alguien mate tus sueños, también conozco ese lado. Los sueños se hacen realidad. Tal vez suena trillado, pero es cierto», agregó.

La novia uso tres vestidos

Para la ceremonia religiosa Francisca eligió un atuendo clásicoque la familia de su esposo le regaló, se trata de un diseño de Monique Lhuillier, con un pronunciado escote y falda con cola, tiene tul con encaje. Utilizó zapatillas blancas forradas con cristales de René Caovilla. Complementó su ajuar con una tiara y aretes de diamante que le regaló su cuñada.

Para la recepción usó un segundo vestido de falda corta con corte strapless. Pero al final de la noche para estar más cómoda y poder bailar, Francisca se puso un tercer diseño con tenis.

Decoración espectacular

El lugar de la recepción fue ambientado con un estilo tipo chic romántico. De acuerdo con las informaciones, en la decoración que estuvo a cargo de Di Fiore  se usaron más de 300 orquídeas y otras flores importadas de Ecuador e Italia, como rosas y tulipanes.

Francisca caminó por un pasillo lleno de flores blancas. En un jardín montaron una enorme carpa con techo transparente y las vigas fueron forradas de blanco para que luciera elegante. También hubo candelabros, chandeliers, velas y mucha cristalería.

Hubo un toque nostálgico al diseñar el escenario inspirado en la glorieta del parque de Azua, el pueblo donde Francisca nació.

El impresionante pastel de cuatro pisos

El  pastel fue espectacular fue decorado de manera majestuosa: «El bizcocho de cuatro pisos, lleno de flores y hojitas de azúcar, decorado con más de 1,200 unidades de flores, algo espectacular», contó la wedding planner a People en Español.

En cuanto a las bebidas los invitados disfrutaron de vino tinto y vino blanco, champán, prosecco, cava, vodka, whiskey, ginebra y dos cocteles personalizados de los novios.

Share: