En honor a su ejemplo de responsabilidad y honestidad, la alta corte  inauguró la “Cátedra Dr. Manuel Bergés Chupani: Integridad Judicial

El doctor Manuel Bergés Chupani es considerado uno de los más grandes juristas de todos los tiempos de la República Dominicana. Con una hoja de vida profesional y personal intachable, caracterizada por un alto e incuestionable nivel de integridad moral, dejó una impronta imborrable en las distintas posiciones que ocupó durante su carrera judicial.

José Alejandro Vargas, María del Carmen Santana de Cabrera, Manuel Bergés Coradín, Milton Ray Guevara, José Alejandro Ayuso y Manuel Ulises.

El Tribunal Constitucional, en honor a su ejemplo de responsabilidad y honestidad,  inauguró la “Cátedra Dr. Manuel Bergés Chupani: Integridad Judicial”. Con esta iniciativa, el órgano distinguirá cada año a juristas que representen ejemplo de integridad y responsabilidad en la función pública y su vida privada.

El presidente del TC, Dr. Milton Ray Guevara, fue el encargado de dictar la conferencia “Magistrado presidente Manuel Bergés Chupani: la integridad de una vida al servicio de la justicia”, en la que destacó la grandeza de este samanense fallecido a los 101 años en el 2020.

Ray Guevara aseguró que como jurista, profesor universitario, académico, escritor y ciudadano, Bergés Chupani fue un hombre íntegro y ejemplar, con una vida y trayectoria ante la que todos los jueces deben auto examinarse y ver en qué medida están siguiendo su ejemplo.

“Siempre he afirmado que la mayoría de los jueces del país honran la toga y la judicatura. En esta hora que vive el país y el mundo, es más necesario que nunca que el poder jurisdiccional de la nación siga el camino inmaculado del doctor Bergés  Chupani”, expresó Ray Guevara.

En sus 66 años de servicio judicial, Bergés Chupani se desempeñó como juez de Paz, juez de Instrucción, juez de Primera Instancia y juez de Cortes de Apelación en diferentes provincias; Fue juez de la Suprema Corte de Justicia de 1959 a 1976, cuando se retiró para dedicarse a la docencia y el derecho de manera privada.

“El magistrado Bergés era un hombre de la ley y de la justicia, ello explica que después de 27 años en el entonces más alto tribunal del país se fue a ejercer la profesión de abogado”, señaló el doctor Ray Guevara.

Bergés Chupani regresó a la SCJ en 1982 como juez presidente, cargo en el que se mantuvo hasta 1986, y en el que se siguió destacando por su probidad y transparencia. Por esto, y por sus grandes aportes, Ray Guevara propuso que sea nombrado en su honor el edificio que alberga la SCJ y el Consejo Nacional de la Magistratura.

Destacó el excepcional dominio de las decisiones jurisprudenciales de Bergés y sus grandes aportes para la creación de la Escuela Nacional de la Magistratura, del Consejo Nacional de la Magistratura para elegir los jueces de la Suprema Corte de Justicia y como presidente de la Fundación Institucionalidad y Justicia (Finjus), entre muchas otras posiciones e iniciativas desarrolladas por Bergés a lo largo de su vida, que le merecieron diversos reconocimientos.

Esta cátedra fue inaugurada en el Centro de Exportación e Inversión de la República Dominicana (Pro Dominicana), con la presencia de jueces y funcionarios del TC, familiares del Dr. Manuel Bergés Chupani e invitados especiales.

Junto al magistrado Ray Guevara, y en representación de la familia Bergés Chupani, estuvo en la mesa de honor el escritor y educador Manuel Bergés Coradín, hijo del Dr. Manuel Bergés Chupani, quien ofreció unas emotivas palabras de agradecimiento por la dedicatoria de la cátedra.

La Cátedra Dr. Manuel Bergés Chupani: Integridad Judicial se dictará cada año en honor a un jurista, académico, juez de connotado prestigio, por su honorable y digna carrera judicial que honra la judicatura dominicana, por ser un modelo de jurista para las nuevas generaciones y por constituir un magno ejemplo de integridad y responsabilidad en la función pública y en su vida privada.