Con el uso de estas unidades en el reparto de pedidos, se espera reducir la emisión de 10,377 kilos de CO2

Grupo Ramos continúa demostrando su compromiso con el respeto al medioambiente con la incorporación de fuentes de energía alternativa a sus operaciones. Desde hace más de un año utiliza vehículos eléctricos para el despacho de pedidos realizados a través de Sirena Go, la plataforma de compra en línea de las tiendas Sirena y Sirena Market.

Actualmente, el 60 por ciento de la flotilla de entrega a domicilio de Sirena Go está compuesta por unidades eléctricas, las cuales distribuyen pedidos desde las sucursales de Sirena y Sirena Market ubicadas en las avenidas San Isidro, Luperón, Independencia, Sarasota, Lope de Vega, plaza Galería 360 y sector Arroyo Hondo, en Santo Domingo; y desde el sector El Embrujo y la avenida Bartolomé Colón, en Santiago.

El uso de vehículos eléctricos reduce considerablemente el smog y el ruido y, al requerir menos mantenimiento y reposición de piezas que los de gasolina, ayuda a evitar la contaminación del agua y del suelo, todo lo cual incide positivamente en el logro de varios Objetivos de Desarrollo Sostenible, relacionados con la disponibilidad de agua limpia y saneamiento; energía asequible y no contaminante); y la adopción de medidas para combatir el cambio climático.

Con 37,747 kilómetro recorridos por estas unidades entre febrero de 2020 y marzo de 2021, se ha logrado la reducción de emisiones de 10,377 kilos de CO2, lo que equivale a 863 árboles salvados.

Juana Ramírez, líder de Comercio Electrónico de Grupo Ramos, indica que con este tipo de acciones la empresa busca aportar soluciones innovadoras, que generen valor económico, social y ambiental; y responder a la necesidad de un cliente cada vez más consciente de la importancia de cuidar los recursos naturales. Destaca además que las compras de Sirena Go son entregadas en canastas reusables, para evitar el uso de fundas plásticas.

Grupo Ramos desarrolla muchos otros esfuerzos con el propósito de lograr una mayor eficiencia energética y reducir el impacto ambiental de sus operaciones, tales como el uso de iluminación LED, instalación de controles de encendido y apagado automático de luces y aires en prácticamente todas sus instalaciones; y la sustitución paulatina de equipos de refrigeración y climatización por otros de mayor eficiencia. La empresa cuenta también con estaciones de carga para autos eléctricos en 13 de sus tiendas.

Grupo Ramos también ha dado pasos importantes para reducir el consumo de plásticos y fomentar una cultura 3R (reusar, reducir, reciclar), entre los que se incluyen la promoción de uso de fundas reusables, la habilitación de puntos limpios y reducción de envases desechables para agua y café en sus oficinas administrativas; y la instalación en cuatro tiendas de centros de recolección de botellas plásticas, para su posterior revalorización.