Los Reyes de España iniciaron unas vacaciones muy suigeneris.  Además de las gravesuu consecuencias que ha dejado del Covid-19 en España,  la Familia Real tiene que sobreponerse al escándalo surgido tras las denuncias de las cuentas ocultas que tendría  Juan Carlos I y su decisión de marcharse de España.

El Rey Felipe VI junto a Doña Letizia y sus dos hijas, la Princesa de Asturias y la Infanta Sofía.

A pesar de que son blancos de la prensa, desde hace unos días, el Rey junto a Doña Letizia y sus dos hijas, la Princesa de Asturias y la Infanta Sofía, se encuentran en Palma de Mallorca. Se les ha visto paseando por las calles del municipio mallorquín de Petra para rendir homenaje a fray Junípero Serra, el franciscano español que, tras décadas de servicio en España, viajó a América a evangelizar a los indígenas y cuyas estatuas han sufrido ahora, en Estados Unidos y en Mallorca, los ataques de movimientos violentos. Igual que las estatuas de Cristóbal Colón.

La Familia Real estuvo en los tres lugares emblemáticos en la vida de fray Junípero: el museo, la casa natal y el santuario de la Madre de Dios de Bonay. Este santuario está considerado como el último lugar donde el franciscano predicó antes de partir a América.

Los Reyes de España iniciaron unas vacaciones muy suigeneris.  Además de las graves consecuencias que ha dejado del Covid-19 en España,  la Familia Real tiene que sobreponerse al escándalo surgido tras las denuncias de las cuentas ocultas que tendría  Juan Carlos I y su decisión de marcharse de España.

A pesar de que son blancos de la prensa, desde hace unos días, el Rey junto a Doña Letizia y sus dos hijas, la Princesa de Asturias y la Infanta Sofía, se encuentran en Palma de Mallorca. Se les ha visto paseando por las calles del municipio mallorquín de Petra para rendir homenaje a fray Junípero Serra, el franciscano español que, tras décadas de servicio en España, viajó a América a evangelizar a los indígenas y cuyas estatuas han sufrido ahora, en Estados Unidos y en Mallorca, los ataques de movimientos violentos. Igual que las estatuas de Cristóbal Colón.

La Familia Real estuvo en los tres lugares emblemáticos en la vida de fray Junípero: el museo, la casa natal y el santuario de la Madre de Dios de Bonay. Este santuario está considerado como el último lugar donde el franciscano predicó antes de partir a América.

En la cuna de fray Junípero, el rey dejó escritas unas palabras en el libro de honor, en las que rindió homenaje al santo que llevó ´´su magistratura, su devoción y su humanismo´´ desde Mallorca a California. ´´Este nexo de España, México y los Estados Unidos de América será por siempre admirado y valorado. A ello unimos nuestro compromiso´´, añadió, y firmaron los cuatro miembros de la familia real.

En la cuna de fray Junípero, el rey dejó escritas unas palabras en el libro de honor, en las que rindió homenaje al santo que llevó ´´su magistratura, su devoción y su humanismo´´ desde Mallorca a California. ´´Este nexo de España, México y los Estados Unidos de América será por siempre admirado y valorado. A ello unimos nuestro compromiso´´, añadió, y firmaron los cuatro miembros de la familia real.