Ella no necesita presentación. Cada dia llega a millones de hogares en todo el mundo, una mujer que “gusta navegar  en la sustancia”, una profesional que está siempre al “rojo vivo”, llevando a través de la pantalla chica noticias que suceden al lado de ella o a cientos de kilómetros  de  usted. Indudablemente que hablamos de María Celeste Arrarás, puertorriqueña que con talento e inteligencia se ha ganado su espacio  en la comunidad hispana en Estados Unidos.

Frente a las cámaras proyecta seguridad y profesionalidad. Su espacio, “Al rojo vivo” es uno de los que tiene mayores rating de la cadena Telemundo, un programa que presenta los hechos tal como son.

María Celeste Arrarás , una amante de los versos y prosa de Jorge Luis Borges, que se autodefine como una mujer intensa, que da más importancia a la mente y al intelecto  que a las carteras y el maquillaje, habla en exclusiva para Roce Social.

RS. Al Rojo Vivo” es uno de los principales programas de la televisión hispana en estados Unidos. ¿Cómo te hace sentir?

MC. Más que nada orgullosa. Es un programa que hacemos con dedicación y ahínco a diario. Y hablo en plural porque Al Rojo Vivo es el producto final de todo el día de trabajo de decenas y decenas de personas. Ellos son el carro y yo soy el piloto. Por mas buen piloto que uno sea si la maquina no sirve no se llega a la meta. Sin ellos no seria nada.

RS. Conducir un espacio así diariamente conlleva algún tipo de presión?

MC. Lleva la presión del tiempo. Vivimos contra el reloj, pues a la hora que empieza el programa todo tiene que estar listo y perfecto. En cualquier otro tipo de trabajo puedes llegar 5 minutos tarde y no se acaba el mundo. Aquí es diferente-a la hora de tu cita con el publico tienes que estar puntual o si no el televisor se va en negro y pierdes tu audiencia.

RS. ¿Qué implica para María Celeste hacer este programa cada día?
 
MC. Es una gran responsabilidad porque a través de este programa informativo tienes la oportunidad de fiscalizar, denunciar injusticias, alertar a la gente sobre tantas cosas y mas aun crear opinión pública. Eso es algo que hay que tomarlo en serio y hacerlo con mucha integridad.

RS. ¿Cómo defines el estilo de Al Rojo Vivo?
 
MC. Siempre digo que es una paella noticiosa porque en una hora te informa de lo que pasa en todas partes del mundo, en todos los campos, de todos los temas. Al igual que en una paella-hay para todos los gusto y saciamos el hambre de información.

RS.  Si tuvieras que hacer una retrospectiva de lo que ha sido tu carrera profesional, podrías decir cuál ha sido la fase más importante?
 
MC. Pienso que cada fase tiene su razón de ser. Uno no puede caminar sin antes aprender a gatear. Así que cada periodo es importante porque da pie al próximo. Si quitas uno se desmorona la torre por decirlo así.

RS. Ha sido fácil llegar al punto en que te encuentras hoy en día en la televisión estadounidense?

MC. No ha sido fácil porque el logro que llega fácil no es logro. Pero tampoco lo veo como que haya sido un sacrifico monumental. Cuando uno es disciplinado y consistente todo es posible. Hubo etapas más duras que otras, pero lo que me ha ayudado más que nada es tener siempre una actitud positiva y emprendedora. Hay gente que se ahoga en un vaso de agua-yo aun en los momentos difíciles veo los rayos del sol filtrarse. Y eso es de vital importancia. Algo que espero que mis hijos aprendan.

RS.  Has sentido algún tipo de discriminación en los EEUU?

MC. Para nada. Ni como mujer ni como hispana. A lo mejor la ha habido y ni cuenta me he dado. Opino que cuando uno no le da importancia a esas cosas es posible avanzar a la velocidad luz. Quienes se concentran en darle su energía a esas cosas se estancan y se victimizan a si mismos.

RS. Cuando llegas a los estudio de Telemundo y te preparas para salir al aire, cómo quiere que te perciban los millones de televidentes que te ven en todo el mundo?

MC.  Quiero que me perciban tal cual soy. A mí como televidente me gustan las personas que salen en la tele sin pretensiones-las que son genuinas. El público es muy inteligente y sabe quien es falso y quien no. Me gusta que me vean en la calle y me traten como que me conocen, no como una estrella inaccesible. La sencillez es lo más bonito que puede tener una persona, pero hay que cultivarla.

RS. ¿Cómo ser humano debes tener tus altas y tus bajas, días en los que no estás totalmente en ánimo para hacer el programa. Cuál es tu receta para salir al aire y mostrarte segura de sí y proyectar esa credibilidad que te ha caracterizado?

MC. Claro que hay días difíciles.  La clave para superarlos y hacer el programa como se acostumbra está en la disciplina y el entrenamiento. Al igual que los payasos en un circo nosotros no podemos dejar que nuestro estado de ánimo afecte nuestro trabajo. Imagínate que vayas al circo y el payaso esté  llorando….se arruinaría la función

Cuando nosotros estamos frente a la cámara tenemos que desconectarnos por completo de lo que pueda estar afectándonos y nos toca concentrarnos en el trabajo. Es como entrar en un cápsula donde todo lo que pasa afuera no existe.

RS. No te tiemblan las piernas o te da un friíto en el estómago cuando tienes que presentar una noticia muy “Al Rojo Vivo”

MC.  No-,  hago otra comparación. Imagínate un doctor en la sala de emergencia preso de los nervios. Si le tiembla la mano ….. !se le muere el paciente!  Para hacer nuestro trabajo efectivamente nosotros nos metemos en un túnel que no permite distracciones personales. Sentimos emociones pero no las dejamos salir hasta después del programa.

RS. Sabemos que tu día a día es sumamente intenso, cómo haces para cultivar tu intelecto, mantenerte al día con un sinnúmero de acontecimientos que suceden a cada instante?

MC.  Me levanto temprano y me leo de 4-5 periódicos al día. Además, leo las redes sociales,  me veo los noticieros de la mañana y reviso como 200 cables de prensa en las tardes. En mi tiempo libre leo todo tipo de revistas y siempre tengo un libro en la mesa de noche. Pero la mejor forma de cultivar el intelecto es observando la vida de una forma analítica.

RS.A la hora de leer un libro, por cuál genero te vas?

MC. Me gustan los libros de autores existencialistas.

RS. ¿Cuál es ese autor ante el cual caes rendida? , Por qué?

MC. Jorge Luis Borges porque tenia una mente brillante y atormentada. Porque veía la vida de una forma multidimensional, era una enciclopedia ambulante. Sus cuentos nos enfrentan a realidades y posibilidades aterradoras y profundas a la vez.

RS. ¿Cómo te defines como mujer?

MC. Como una mujer intensa, que le da más importancia a la mente y al intelecto que a las carteras y el maquillaje. Me gusta navegar en la sustancia, no estar pendiente de cosas materiales.

RS. En América Latina, el panorama político está cambiando. Ya hemos tenido  mujeres ocupando la presidencia de algunos países y posiciones de primer orden en la toma de decisiones. Qué opinas al respecto?

MC. Que si el mundo estuviese en manos de las mujeres no habría guerras. Que me parece genial.

RS. Cómo ser humano, ¿qué es lo más importante?

MC. Que buena pregunta. Lo más importante es no venderse nunca. Mantenerse fiel a sus principios. Uno no se puede mentir a si mismo.

RS. El periodismo es una carrera que absorbe mucho tiempo, la familia también. ¿Qué haces para conseguir el balance perfecto?

RS. El balance perfecto no existe. Siempre hay un lado que cojea… Nosotras las mujeres en particular vivimos haciendo malabares, Lo importante es darle más atención al lado que esté más desnivelado….y siempre hay uno desnivelado.

RS.  Mantener una buena imagen es fundamental para las personas que como tú están frente a las cámaras de TV. ¿Cómo logras estar siempre hermosa? ¿Tienes alguna rutina de belleza?

MC. Gracias a Dios tengo buenos genes y me mantengo decente sin mayores cuidados porque en ese aspecto soy un poco descuidada. No soy de rutinas de belleza que toman horas.

RS. ¿Qué lugar ocupa Dios en tu vida?
 
MC. Un lugar íntimo y personal que no me gusta discutir.

RS. Cuando no está trabajando, ¿qué prefiere hacer María Celeste Arrarás?
 
Me gusta viajar y me gusta disfrutar de la naturaleza. Son las dos cosas que me desconectan y me llenan de energía.