La veterana diseñadora presento su propuesta en la noche inaugural de Fashion Week 2023

Por Grisel Lora

En el marco del Fashion Week 2023 en República Dominicana, la diseñadora internacional Giannina Azar presentó su colección NOIR, una puesta en escena de 80 piezas que recorren sus raíces y rinden homenaje a la mujer morena y a las top models del país que están dejando huella en el extranjero.

Congracia y elegancia, las modelos se pasearon por la pasarela y exhibieron los cortes vanguardistas y étnicos que caracterizan la propuesta de Azar, que incluye trajes tubulares de cola y capas dramáticas que captaron la atención del público.

La diseñadora destacó en esta ocasión su inspiración se fue hacia lo autóctono, “Hacia las raíces de nuestras mujeres, hacia la mujer de piel morena, donde logré reunir un extenso grupo de modelos que se han destacado en el extranjero, como homenaje a la mujer dominicana».

Azar dijo que es un trabajo de muchos meses, donde su influencia libanesa rindió sus frutos, primero creando y trazando líneas, buscando los detalles que complementen, hasta lograr lo que realmente ha querido mostrar al público.

Asimismo, señaló que son trajes estructurados de corte geométrico, complementados con cristales y pedrería, con la elaboración de los bustieres, que son de la colombiana Diana Herrera, quien agregó dramatismo a las piezas.

Los tejidos utilizados son: Gazar de seda, armazones de bronce y cobre, ciberlina de seda, construcciones en origami, chifones, spandex, pedrería y brillos que son parte de su portafolio.

Dentro de su propuesta, la artista de la aguja y el dedal, tiene como complementos de los trajes los calzados de Ego Shoes y los accesorios y complementos en orfebrería de Diana Herrera.

Historia de Giannina Azar

Tiene más de 40 años vistiendo a la mujer dominicana y extranjera, ha creado 64 colecciones y se ha convertido en la diseñadora de artistas como Kate del Castillo, Jennifer Lopez, Thalía, Yuri, Natti Natasha, Catherine Siachoque y Gaby Espino, entre otras.

Comenzó con piezas tipo playas, sueltas y con tonos náuticos, utilizando lino, flores y colores caribeños, para luego pasar a las túnicas.

Su influencia libanesa la llevó a elaborar esas piezas que la caracterizan y que han desfilado por el mundo. Luego, su musa la llevó a la colección de brillos, pedrerías y transparencias, destacando la silueta de la mujer, lo que le valió popularidad en el extranjero y revolucionó su estilo, catapultándose como la diseñadora de las estrellas.